Edición No. 1244. Quibdó, noviembre 29 a diciembre 5 de 2019

¿Qué sabe usted del Chocó?

Por Edgar Hidalgo T.

¿Qué sabe usted sobre la babilla en el Bajo y Medio Atrato?

Son numerosos los escritos de viajeros en el período colonial, en el siglo XIX y a comienzos del siglo XX sobre la exuberancia de la fauna del Chocó. Diversidad y belleza de aves, tigrillos, micos, pavas, jabalíes, osos, venados, dantas, manatíes y variedad de anfibios y peces.

La mayor parte de esta valiosa fauna ha sido exterminada por los mismos pobladores del Chocó.

Una información del periódico ABC de fines de la década del veinte del siglo pasado relaciona que en un solo año se exportaron del Bajo Atrato de manera oficial más de 28.000 pieles de cocodrilo y babilla.

En 2007 y 2008 un grupo de científicos realizó un estudio sobre el estado poblacional de la babilla en la cuenca baja y media del río Atrato. La babilla, Caiman crocodilus, es una especie considerada de talla pequeña a mediana dentro de los crocodílidos.

La sobreexplotación de este recurso ha generado drásticas reducciones de las poblaciones silvestres, hasta el punto de poder ser considerada como “vulnerable” según el Libro Rojo de Reptiles de Colombia, al no alcanzar, a corto plazo, estados deseables de equilibrio demográfico.

Los investigadores efectuaron 21 muestreos nocturnos en cuerpos de agua pertenecientes a 18 localidades desde Bellavista hasta las bocas del Atrato y registraron 226 avistamientos de babillas en 15 de las 27 afluentes del río y 20 de las 28 ciénagas visitadas.

Se registró un aprovechamiento como recurso comercial para pieles, utilizando anzuelo y arponeo, sobre todo en Napipí, Marriaga, Pedeguita, Domingodó, Curvaradó y Vigia de Curvaradó, en especial en época de aguas bajas (noviembre a febrero).

Y lo más grave, se encontró un número muy pequeño de ejemplares adultos.