Edición No. 1220. Quibdó, junio 14 a 20 de 2019

Editorial

Más mentiras de Luis Pérez

El pasado 22 de abril la directora del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, Evamaría Uribe Tobón, envió un oficio al gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, donde le pide que, “en el término de ocho días corrientes, de traslado de la base de datos catastrales” de los predios de Belén de Bajirá, Nuevo Oriente, Macondo y Blanquicet, que en forma irregular reposan en Turbo y Mutatá, pero que en realidad pertenecen al municipio de Riosucio, Chocó.

La directora del IGAC afirma que con fundamento en las leyes 13 de 1947 y 1447 de 2011, y los decretos reglamentarios 2381 de 2012 y 1170 de 2015, dichos corregimientos “hacen parte del departamento del Chocó”.

Y agrega que el mapa expedido por el Igac es un documento legal y en consecuencia produce todos los efectos jurídicos.

A esta solicitud respetuosa y enmarcada en las normas legales, el gobernador Pérez Gutiérrez respondió el 8 de mayo con un sartal de disparates, distorsiones, falsedades, vulgaridades y ramplonerías.

1. No es cierto que las acciones del Igac en el tema de Bajirá sean un atropello a un departa-mento. En este caso se ha guiado en forma estricta por la Constitución Nacional y las leyes. El Igac es una entidad seria, integrada por profesionales de la más alta calidad científica, encargada de producir el mapa oficial y la cartografía básica de Colombia, elaborar el catastro nacional de la propiedad inmueble, realizar el inventario de las características de los suelos, adelantar investigaciones geográficas como apoyo al desarrollo territorial, capacitar y formar profesionales en tecnologías de información geográfica y coordinar la infraestructura colombiana de datos espaciales.

2. No es cierto que el Igac usurpó competencias del Congreso de la República. La Constitución establece en forma nítida que corresponde al Congreso de la República fijar o modificar los límites departamentales, y definir los límites dudosos.

Eso es exactamente lo que ocurrió en el caso de Belén de Bajirá. El Congreso, a través de la ley 13 de 1947, estableció los límites del departamento del Chocó, donde queda incluido el sector de Bajirá en su territorio. Y el Congreso, en aplicación estricta de la ley 1447 de 2011, a través de las Comisiones de Ordenamiento Territorial de Senado y Cámara, ratificó el 14 de diciembre de 2016 que el sector de Belén de Bajirá efectivamente está incluido en el departamento del Chocó, al aprobar que allí no existe límite dudoso. Adicionalmente ordenó al Igac continuar los trámites previstos en el ley 1447 sobre publicación del mapa, deslinde, amojonamiento y georreferenciación.

Eso fue lo que hizo el Igac, en acatamiento riguroso y preciso a la decisión del Congreso.

3. No es cierto, como lo afirma Pérez Gutiérrez, que el mapa del Chocó expedido con todas las formalidades constitucionales y legales por el Igac sea “un mapa chimbo, falso, trampo-so”.

El lenguaje ramplón e inculto de Pérez Gutiérrez no es propio de un mandatario serio del nivel de una gobernación en Colombia. En ocasión anterior injurió y calumnió al director del Igac, Juan Antonio Nieto Escalante, llamándolo “carroloco, politiquero” y sugiriendo que sus decisiones estaban dirigidas a favorecer “actores criminales”.

Incluso, Pérez Gutiérrez repitió en varias ocasiones la necedad de que Nieto Escalante contradecía en esta materia al presidente Santos y al entonces Ministro del Interior. Eso mismo ocurre ahora con la actual directora del Igac cuando Pérez Gutiérrez se niega a entregarle la base catastral, la califica en forma indirecta de ignorante e “innoble”, que significa desleal, y casi que la conmina a que hable con el Presidente Duque.

Con sus afirmaciones ramplonas, Pérez Gutiérrez no solo irrespeta al Chocó. Irrespeta al pueblo antioqueño, al Igac, a la ley, a la Constitución, a los derechos fundamentales.