Edición No. 1238. Quibdó, octubre 18 a 24 de 2019

Editorial

Más sombras que luces

El pasado fin de semana una dolorosa noticia originada en Juradó impactó la opinión nacional y fue motivo de múltiples comentarios en numerosos medios nacionales e internacionales. Una joven ballena jorobada apareció muerta en una playa de Juradó, debido a que su cola quedó atorada en una red plástica.

El hecho puso sobre el tapete la necesidad de profundizar en la educación a los pescadores sobre el uso de redes y la educación sobre el tratamiento de basuras y la lucha contra el uso de plásticos en la vida diaria.

El plástico no es un producto cualquiera, se ha convertido en el material preferido en el último siglo y tal vez por eso es la forma de contaminación más común que se puede percibir.

El plástico es una amenaza de devastación ambiental del planeta, de los ríos y mares. Puede tardar hasta mil años en degradarse, tiempo en el cual puede provocar múltiples daños en el ecosistema. Inclusive, si este plástico llega a ser canalizado y depositado en la basura o en los denominados rellenos sanitarios, estos no cuentan con la capacidad para generar un aislamiento total, por lo que terminan convirtiéndose en una fuente permanente de toxinas y lixiviados que al final contaminan severamente los mantos acuíferos y generando un deterioro y erosión difícil de contrarrestar.

Los residuos de plástico cada vez contaminan más las quebradas y ríos del Chocó. Duele observar las quebradas La Yesca y El Caraño repletas de plásticos, lo mismo que los ríos Atrato y San Juan. Hace poco unos turistas se alarmaron por el espectáculo de una capa de plásticos en el río Atrato, al lado del malecón de Quibdó y motivaron la realización de unas brigadas de limpieza. Los viajeros del Atrato cada vez comentan más sobre la inmensa cantidad de basura plástica que flota desde Quibdó hasta las bocas en el Urabá.

Una fotografía global de la situación del Chocó actual permite concluir que existen más sombras que luces. Gran parte del escenario está ocupado por las elecciones a gobernador, alcaldes, asamblea y concejo. Y lo que se ve allí no es nada aleccionador. Para gobernación quedan tres candidatos y fue imposible realizar un debate entre ellos para conocer sus posiciones concretas frente a puntos medulares del departamento. ¿Adoptarán ante el gobierno nacional una posición digna de defensa de los intereses del Chocó o continuarán aceptando en forma sumisa todo cuanto definan o digan los altos funcionarios del gobierno nacional? ¿Consentirán de manera pasiva los recortes presupuestales al Chocó, las políticas estructurales que impiden el desarrollo de las fuerzas productivas y el empleo en la región, el menor salario por la menor participación en el PIB, la destrucción de la minería?

¿Por qué guardan silencio frente a la desfinanciación de obras claves como la terminación de las pavimentaciones a Medellín y Pereira, la vía al mar Ánimas-Nuquí, las interconexión y/o generación eléctrica de diez municipios, las trabas de la cúpula estatal al hospital de tercer nivel, los abusos de las EPS? No se ha escuchado una propuesta concreta para contribuir a mejorar los deplorables resultados académicos de la UTCH y de los bachilleres chocoanos. ¿Seguirán aprobando la catarata de contratos con recursos de regalías, la mayoría para obras dispersas convertidas en elefantes blancos y de paupérrimo o nulo impacto positivo social, en procesos turbios con un solo oferente y sin transparencia?

Estamos en la recta final de tal vez la más deplorable campaña electoral de la historia del Chocó. Pobreza ideológica absoluta, indefinición de principios políticos, trivialidades a montón, afirmaciones de Perogrullo, actos conjuntos de candidatos con avales diferentes que rayan la ilegalidad.

Sombras, más sombras que luces en el tema electoral.

Y reventó esta semana una decisión crucial de la Corte Suprema de Justicia en torno a la investigación que se sigue contra el Representante Nilton Córdoba Manyoma. La alta corporación lo acusó formalmente de ser presunto responsable del delito de cohecho en el escándalo de corrupción judicial conocido como “el cartel de la toga”, y lo llamó a juicio. Ese hecho pone al Representante Córdoba Manyoma en la cuerda floja y acerca la posibilidad de una decisión judicial adversa que implica una nueva pérdida y menoscabo de representación política del Chocó.

Sombras, más sombras que luces en lo parlamentario

En poco más de dos meses terminan el mandato los treinta alcaldes del Chocó. ¿Cómo dejan sus municipios, la economía, la salud, la educación, el empleo de su gente, la infraestructura mínima local? ¿Empeoró la dependencia alimentaria o creció la producción agropecuaria? ¿Crecen los proyectos productivos o crece la pobreza extrema, la desnutrición, el desempleo?

Sombras, más sombras que luces en los municipios.

Pero no todo es desalentador. Chocó logró otro triunfo en la defensa de su integridad institucional con el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que ordenó al gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, entregar en un plazo máximo de diez días las bases catastrales de Belén de Bajirá, Blanquicet, Nuevo Oriente y Macondo. Quedan pendientes temas de salud, educación, intromisión ilegal institucional, y, sobre todo, inversiones y presencia del gobierno del Chocó en la zona.

Más luces que sombras en el tema Bajirá.