Chocó 7 días
Edición No. 1133 Quibdó. Septiembre 15 a 21 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
Hablando de elefantes blancos...
Los    chocoanos    debemos    respaldar    con    denuedo    las    acciones    de    la    Comisión    de    Moralización    del    Chocó    encaminadas    a    enjuiciar    a    los responsables   de   que   algunas   obras   hayan   sido   iniciadas   pero   no   concluidas   u   otras   estén   concluidas   pero   resulten   inoficiosas. Aquellas   moles   de concreto   conocidas   en   el   argot   popular   como   “elefantes   blancos”   son   una   especie   endémica   en   nuestra   selva   administrativa.   Es   preciso   reconocer la   importancia   de   sacar   a   la   luz   pública   las   irregularidades   derivadas   de   la   venalidad   y   escasa   visión   de   los   gobernantes,   consolidadas   por   el conformismo silente de los gobernados. Con   sólo   dos   audiencias   realizadas,   la   acción   fiscalizadora   de   los   entes   de   control   de   la   región   -Contraloría,   Fiscalía   y   Procuraduría-   ha   puesto   en escena   aberrantes   inconsistencias   de   la   contratación   oficial   que,   por   consiguiente,   se   constituyen   en   graves   afrentas   al   patrimonio   público.   Han quedado   al   descubierto   paquidermos   protuberantes   como   la   interminable   pavimentación   de   la   vía   Istmina   Condoto   y   la   construcción   de   plantas   de tratamiento de aguas residuales en El Carmen de Atrato y Lloró. En esta última se invirtieron 7 mil millones de pesos pero jamás ha funcionado. Según   lo   revisado   hasta   ahora,   el   conjunto   de   proyectos   inconclusos   abarca   obras   de   acueducto   y   alcantarillado   en   las   comunidades   de   Santa Rita,   Viroviro,   Yuto,   Bagadó,   Las   Ánimas   y   Opogodó;   centros   de   Salud   en   Atrato,   Cértegui,   Unión   Panamericana,   Río   Iró   y   Medio   Baudó; locaciones   deportivas   y   de   recreación   en   Santa   Bárbara   y   Villa   Conto;   malla   y   proyectos   viales   en   todos   los   municipios.   El   proyecto   de   gas domiciliario   que   tantas   expectativas   creó   en   Istmina,   Tadó,   Condoto   y   Quibdó   resultó   ser   un   estrafalario   mamut   y   una   estafa   descarada   a   los esperanzados usuarios de ese servicio. Claro   que   la   falta   de   gregarismo   administrativo   y   compromiso   con   la   comunidad   también   contribuyen   a   la   proliferación   de   estas   especies.   En   casi todos   los   municipios   se   violan   los   protocolos   de   empalme,   máxime   si   la   sucesión   es   entre   contrarios   políticos.   Por   ejemplo,   en   Cantón   del   San Pablo   el   egoísmo   no   le   ha   permitido   a   la   actual   administración   municipal   proyectar   el   amoblamiento   de   un   Centro   de   Integración   Ciudadana recibido   de   sus   antecesores.   Esto   ha   dado   pie   a   que   ese   inmueble   se   esté   deteriorando   por   el   desuso   y   el   paso   del   tiempo.   El   coliseo   de   Condoto, construido en 1992, se está cayendo a pedazos porque ningún alcalde ha fijado como prioridad su reconstrucción. Considerando   que   la   campaña   solamente   se   ha   realizado   en   las   zonas   del   San   Juan   y   el Atrato,   es   de   esperarse   que   las   denuncias   se   multipliquen cuando   la   comisión   moralizadora   llegue   al   resto   del   departamento   a   analizar   el   gasto   de   los   recursos   públicos.   Hablando   de   elefantes   blancos   en Quibdó,   será   muy   interesante   conocer   los   hallazgos   en   casos   tan   sonados   como   los   escenarios   deportivos   de   los   Juegos   Nacionales   de   2015,   los retrasos de la vía Porvenir-Platina o el portentoso paquidermo con nombre de estadio construido entre esta capital y Yuto. A   propósito   del   tema,   resulta   llamativa   la   acogida   y   participación   de   la   ciudadanía   en   las   audiencias.   Se   deja   ver   que   desde   las   mismas   bases existe   un   interés   por   la   transparencia   y   el   buen   uso   de   los   recursos   públicos.   Es   recomendable,   entonces,   que   a   la   par   con   estas   campañas   los entes   de   control   emitan   alertas   tempranas   y   hagan   seguimiento   a   las   quejas   ciudadanas   sobre   incidentes   de   corrupción,   que   pueden   servir   de termómetro del desempeño fiscal e integral de los entes territoriales.