Chocó 7 días
Edición No. 1121 Quibdó, Junio 23 a 29 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
La muerte ronda en el litoral Pacífico chocoano
Cada   día   se   acrecientan   y   causan   mayor   angustia   los   hechos   de   violencia   en   la   costa   Pacífica   chocoana,   tan   abandonada   a   su   suerte   como   el resto   de   la   geografía   del   departamento.   En   los   referentes   del   ecoturismo   en   el   Chocó,   últimamente   se   han   presentado   episodios   criminales   que tienen   horrorizada   a   la   población.   Dos   acontecimientos   recientes   ilustran   la   difícil   situación   que   atraviesa   el   bello   litoral:   Javier   Montoya   Restrepo, un   antioqueño   de   60   años,   fue   asesinado   a   principios   de   este   mes   frente   a   su   esposa   y   dos   turistas   extranjeros.   El   crimen   ocurrió   en   Morromico, lugar   equidistante   entre   Bahía   Solano   y   Nuquí,   donde   Montoya   Restrepo   administraba   unas   cabañas   de   su   propiedad.   Este   hecho   ha   causado consternación entre la comunidad porque el comerciante hacía más de treinta años estaba radicado en la región. El   otro   caso   de   violencia   se   presentó   en   la   playa   San   Pichí,   en   zona   rural   de   Nuquí,   donde   fue   asesinado   Janey   Cáizamo   Martínez,   un   humilde campesino   que   vivía   de   la   pesca   artesanal,   como   la   mayoría   de   sus   paisanos.   El   homicidio   por   poco   queda   fuera   de   las   estadísticas,   de   no   ser   por dos   indígenas   que   hallaron   su   cuerpo   abaleado   y   lo   trasladaron   al   casco   urbano.   Las   noticias   de   este   tipo   conmocionan   a   los   pobladores   de   estos lugares, quienes se sienten presos de elementos perturbadores que han llegado para arrebatarles la paz en que han vivido. Aunque   no   se   ha   determinado   la   causa   de   estas   muertes,   se   debe   establecer   que   desde   2014   la   Defensoría   del   Pueblo   ha   advertido   sobre   el movimiento   de   tropas   irregulares   que   se   movilizan   desde   el   bajo   Atrato   y   Buenaventura   hacia   asentamientos   rurales   de   Juradó,   Bahía   Solano   y Nuquí. A   finales   del   año   pasado   unas   400   personas   se   refugiaron   en   el   coliseo   de   Bahía   Solano   en   condición   de   desplazados   por   la   violencia.   Huían   de los    grupos    paramilitares    que    incursionaron    en    Huaca    y    Nabugá,    corregimientos    donde    hombres    del    Clan    del    Golfo    habían    asesinado    y descuartizado   a   tres   indígenas.   Toda   la   zona   costera   es   estratégica   para   la   exportación   de   drogas   ilícitas,   por   lo   que   en   ella   se   mueven   diversas agrupaciones armadas. Las   autoridades   reconocen   que   en   el   territorio   hay   presencia   guerrillera   y   de   bandas   criminales   al   servicio   del   narcotráfico.   Específicamente   se refieren   al   ELN   y   al   denominado   Clan   del   Golfo.   Sin   precisar   un   período   específico,   el   comandante   del   batallón   de   infantería   de   la   Marina,   coronel Héctor   Jaime   Restrepo,   asegura   que   en   la   zona   se   han   incautado   45   toneladas   de   droga.   De   allí   que   la   disputa   entre   los   grupos   armados   ilegales por   el   dominio   de   las   narcorutas   se   convierte   en   un   factor   de   zozobra   para   los   habitantes   y   afecta   ostensiblemente   las   expectativas   turísticas   de   la región, algo que es de enorme gravedad si se considera que es esta la principal fuente de divisas de esa región. A   la   angustiosa   situación   se   suman   los   deprimentes   índices   de   calidad   de   vida   y   el   azote   de   la   naturaleza   por   la   ola   invernal.   Los   habitantes   de nuestra   costa   Pacífica   carecen   de   oportunidades   de   empleo   y   vida   digna;   no   existen   políticas   públicas   que   incentiven   actividades   productivas   como la    pesca    y    la    agricultura.    De    remate,    las    fuertes    lluvias    de    estos    últimos    meses    han    hecho    estragos    en    todos    los    municipios    del    litoral, especialmente en Bahía Solano y Juradó, donde las tormentas han causado daños materiales y ocasionado la pérdida de vidas humanas. Para   que   nuestra   costa   Pacífica   siga   siendo   el   lugar   paradisíaco   y   ensoñador   digno   de   visitar   siquiera   una   vez   en   la   vida,   se   deben   garantizar   unos estándares   mínimos   de   calidad   de   vida   para   sus   pobladores.   Es   necesario   también   que   la   Armada   y   el   Ejército   Nacional   taponen   las   rutas   del narcotráfico   que   convierten   la   zona   en   un   teatro   de   guerra.   La   tarea   consiste   en   reforzar   la   presencia   del   Estado   brindando   alternativas   de desarrollo y, a la vez, frenar la ola de crímenes erradicando las organizaciones delincuenciales que espantan el turismo.