Chocó 7 días
Edición No. 1116. Quibdó, Mayo 19 a 25 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
Paros, agua contaminada e incumplimientos
En   setenta   años   de   vida   departamental   a   los   chocoanos   nos   ha   quedado   claro   que   las   obras   que   implican   progreso   y   bienestar   social   deben lograrse   por   la   fragorosa   vía   de   la   movilización   popular.   Ha   sido   en   las   calles,   a   punta   de   lágrimas,   sudor   y   sangre   del   pueblo   raso,   donde   se   han logrado las más importantes conquistas y reivindicaciones sociales. Para   empezar,   en   1954,   el   callado   lamento   que   inundaba   el   alma   de   los   chocoanos   se   convirtió   en   bravía   indignación   para   frenar   al   dictador Gustavo Rojas Pinilla en su intento de desmembración territorial. Producto   de   esa   batalla   inicial,   la   chispa   encendida   en   el   corazón   de   cada   chocoano   no   sólo   revalidó   la   fraternidad   en   esta   gran   familia   multiétnica, sino que dio paso al reconocimiento de nuestra dignidad como colectivo social. Desde   entonces   ha   sido   constante   y   cada   vez   más   sonoro   ese   grito   rebelde   contra   la   otra   Colombia,   aquella   que   nos   mira   con   mezquindad   e indiferencia, por no decir que lo hace con desprecio o rencor. Después   de   esa   vinieron   otras   manifestaciones   y   protestas   que   sacaron   a   relucir   las   muchas   carencias   y   anhelos   de   desarrollo   social   de   los chocoanos.   El   primer   brote   significativo   de   rebeldía   popular   ocurrió   en   1967,   cuando   un   grupo   de   estudiantes   y   ciudadanos   se   tomaron   las   calles para   pedir   a   gritos   dos   elementos   fundamentales   para   los   seres   humanos.   La   misma   consigna   que   pregonaba   la   gente   le   dio   nombre   a   la   protesta: Agua y luz. Parece mentira pero hoy, cincuenta años después, en el Chocó aún no se supera la crisis de servicios públicos. La   mayoría   de   los   municipios   carecen   de   acueductos   y   en   la   propia   capital   del   departamento   la   cobertura   está   lejos   del   cien   por   ciento   y,   lo   que   es peor, el agua que consume la ciudadanía es de pésima calidad. Para   confirmar   este   último   aserto,   la   Contraloría   General   de   la   República   ha   dado   a   conocer   las   conclusiones   de   un   estudio   realizado   al   agua   que se   utiliza   en   el   hospital   San   Francisco   de Asís.   Según   el   informe,   en   varias   muestras   del   agua   que   consumen   los   pacientes   y   usuarios   se   hallaron evidencias   de   elementos   patógenos.   El   ente   fiscalizador   advierte   que   el   líquido   que   surte   los   grifos   del   centro   hospitalario   contiene   altas   dosis   de mercurio   y   bacterias   e   coli,   propias   de   las   heces   fecales.   Y   si   esto   ocurre   en   un   ente   llamado   a   autorregularse   en   materia   de   higiene   qué   pueden esperar los usuarios del vetusto acueducto capitalino. El   tercer   movimiento   de   agitación   popular   lo   constituyó   el   gran   Paro   Cívico   Departamental   ocurrido   en   1987,   en   el   que   se   peleaba   por   los   mismos servicios básicos de veinte años atrás. Luego siguieron protestas en los años 2000, 2009 y 2016. Obras   tangibles   y   de   impacto   como   la   ciudadela   donde   funciona   la   UTCH,   el   puente   sobre   el   río Atrato   en   la   población   de Yuto,   las   interconexiones eléctricas   Viterbo-Cértegui   y   Caucheras-Riosucio,   el   inicio   de   la   pavimentación   de   las   vías   de   acceso   al   departamento   son   logros   de   gente   común   y descalza cuya energía alcanza para superar las pírricas ejecutorias de su clase dirigente. El   heroísmo   de   esa   masa   amorfa   y   compleja   que   de   cuando   en   cuando   se   toma   las   calles   en   busca   de   reivindicaciones   comunes,   se   guía   por   una figura llamada Comité Cívico por la Salvación y Dignidad del Chocó, donde tienen asiento líderes sociales y sindicales de gran trayectoria. Nuestra   actitud,   ahora   más   que   nunca,   debe   enfocarse   en   rodear   y   apoyar   a   los   miembros   del   Comité   Cívico   en   su   lucha   por   el   cumplimiento   de cada uno de los puntos pactados con el gobierno en el paro de 2016.