Chocó 7 días
Edición No. 1105. Quibdó, febrero 24 a marzo 2 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
Nuestro espejo en Mocoa
F inalmente   las   autoridades   han   revelado   que   fueron   316   las   víctimas   fatales   de   la   avalancha   que   cubrió   a   Mocoa,   en   la   madrugada   del   pasado primero   de   abril.   La   tragedia,   que   deja   además   80   desaparecidos   y   miles   de   destechados,   es   una   fuerte   reconvención   de   la   naturaleza   a   las autoridades   civiles   y   ambientales   y   un   campanazo   de   alerta   por   lo   que   pueda   ocurrir   en   las   regiones   con   características   geomorfológicas   similares a la capital putumayense. Quienes   conocen   del   tema   insisten   en   que   el   hecho   se   pudo   evitar,   pues   nueve   meses   antes   se   habían   emitido   las   alertas.   Consideran   reprochable la   inoperancia   del   Sistema   Nacional   de   Gestión   del   Riesgo,   máxime   teniendo   en   cuenta   los   antecedentes   de Armero,   en   1985,   y   de   Salgar,   hace   un par   de   años. A   decir   de   los   expertos,   la   avalancha   que   destruyó   a   Mocoa   está   relacionada   con   una   mala   gestión   en   el   uso   del   suelo   y   “los   cultivos ilícitos,   la   minería,   la   ganadería   en   zonas   inapropiadas,   la   deforestación   galopante,   la   erosión   y   la   urbanización   ilegal   en   rondas   y   conos   de deyección,   presionada   por   la   pobreza,   en   zonas   de   alto   riesgo”.   Todas   estas   condiciones,   en   mayor   o   menor   medida,   son   palpables   en   el   territorio chocoano. Mocoa   fue   fundada   por   los   monjes   jesuitas   en   el   piedemonte   amazónico   de   la   cordillera   oriental,   en   la   ribera   del   río   que   le   da   nombre   a   la   ciudad. La   cruzan   además   los   ríos   Mulato   y   Sangoyaco.   La   suma   de   varios   factores   como   el   derrame   de   hidrocarburos   por   acción   de   los   grupos subversivos,    la    tala    indiscriminada    de    árboles    para    la    siembra    de    cultivos    ilícitos,    la    contaminación    de    los    cuerpos    hídricos    y    la    minería irresponsable, terminaron por cobrar una onerosa factura ambiental. La   capital   chocoana   fue   establecida   en   un   terreno   anegadizo,   al   mismo   nivel   del   río   Atrato.   Dicho   de   otro   modo,   está   ubicada   en   una   zona   de riesgo.   Quibdó   está   atravesada   por   quebradas   de   considerable   caudal,   como   La Yesca   y   El   Caraño,   que   cuando   se   crecen   ponen   en   aprietos   a   los habitantes   de   por   lo   menos   una   docena   de   barrios.   Adicionalmente,   las   fuentes   hídricas   se   han   convertido   en   focos   de   insalubridad,   pues   la colmatación   del   viejo   alcantarillado   y   su   escasa   cobertura   convierten   los   caños   y   quebradas   en   vertederos   de   aguas   residuales   y   receptores   de   los famosos “voladores” de materia fecal. Así   pues,   el   alto   nivel   de   contaminación   de   las   microcuencas   y   el   hecho   que   la   ciudad   se   halle   construida   sobre   un   terreno   fangoso,   hacen   que   la población   viva   en   peligro   inminente.   Pero   no   solamente   el   peligro   se   cierne   sobre   Quibdó.   En   octubre   del   año   pasado   la   ola   invernal   afectó   a   por   lo menos   veinte   municipios   del   Chocó   y   puso   al   descubierto   la   vulnerabilidad   de   la   zona   rural   del   departamento.   La   mayoría   de   nuestras   comunidades se   encuentran   asentadas   a   la   vera   de   los   ríos,   cuyas   cuencas   empiezan   a   disminuirse   como   efecto   de   la   sedimentación   y   la   deforestación.   La fragilidad   de   los   ecosistemas   es   cada   vez   más   alarmante,   puesto   que   la   economía   extractiva   sin   planeación   ha   afectado   seriamente   la   flora,   la fauna y los terrenos con el derrame de mercurio y otros insumos usados en la separación de los metales. Igual    que    Corpoamazonia    en    el    Putumayo,    Codechocó    tiene    serios    cuestionamientos    por    su    inoperancia    como    entidad    responsable    de    la protección   de   la   riqueza   natural   biodiversa   y   rectora   en   asuntos   ambientales.   En   el   Chocó   la   maquinaria   para   atención   de   riesgos   es   ínfima,   no   se hacen   simulacros   de   evacuación   ni   se   conocen   planes   a   largo   plazo   de   prevención   de   desastres   a   pesar   de   habitar   una   zona   de   amenaza   sísmica, vivir   sobre   aguas   residuales   y   hacer   un   mal   uso   de   los   suelos.   Sin   querer   posar   de   aves   de   mal   agüero,   consideramos   que   con   tantas   semejanzas entre   la   zona   siniestrada   y   las   poblaciones   del   Chocó,   deberíamos   prepararnos   para   eventos   similares.   Es   tiempo   de   mirarnos   en   el   espejo   de Mocoa.