Chocó 7 días
Edición No. 1124 Quibdó. Julio 14 a 20 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
La corrupción, el tema de moda
Desde   que   el   Contralor   General   de   la   República,   Edgardo   Maya   Villazón,   afirmó   en   un   foro   realizado   en   Valledupar   que   la   corrupción   será   el   eje central   del   debate   en   torno   a   la   escogencia   del   nuevo   presidente   de   los   colombianos,   el   destape   de   asuntos   relacionados   con   el   tema   no   ha cesado. Las   palabras   del   contralor   van   cobrando   sentido   a   medida   que   se   revelan   los   nombres   de   los   implicados   en   casos   protuberantes   como   las   coimas de   la   multinacional   constructora   Odebrecht,   la   destinación   irregular   de   las   regalías,   los   multimillonarios   sobrecostos   de   Reficar   y,   el   colmo   de   todo, la detención de Luis Gustavo Moreno, fiscal anticorrupción, por el cobro de un millonario soborno. En   el   Chocó   el   tema   es   tan   recurrente   que   la   gente   del   común   parece   haberse   acostumbrado   a   ver   -y   en   ocasiones   a   justificar-   la   malversación,   el fraude,   el   desfalco   y   el   tráfico   de   influencias   como   formas   de   ascenso   social.   En   este   sentido,   una   medición   sobre   el   índice   de   transparencia   de   las entidades   del   Estado,   realizada   por   la   fundación   Transparencia   por   Colombia,   indicó   que   entidades   como   la   alcaldía   de   Quibdó,   gobernación   y contraloría   departamental   presentan   un   altísimo   riesgo   de   corrupción.   Podríamos   acotar   sin   temor   a   equívocos   que   el   resto   de   municipios   del departamento no se escapan a esta calificación. Las   detenciones   realizadas   por   la   Fiscalía   Regional   en   las   últimas   semanas   indican   que   el   tesoro   nacional   en   esta   parte   del   país   está   seriamente amenazado   por   el   cohecho,   el   peculado   y   otros   vicios   e   indelicadezas   que   recaen   sobre   el   manejo   de   lo   público.   Noticias   recientes   hablan   de   la captura   de   Javier Antonio   Lenis,   sindicado   de   peculado   por   apropiación   cometido   cuando   se   desempeñaba   como   alcalde   de   Juradó.   Por   el   mismo delito   fue   enviada   a   la   cárcel   Anayanci   la   exdirectora   del   hospital   San   José   de   Tadó,   Ananyer   Leonor   Mosquera,   mientras   que   dos   de   sus colaboradores fueron cobijados con prisión domiciliaria. A   cinco   años   de   prisión   y   el   pago   de   una   considerable   multa   fue   condenado   Harrison   Moreno   Ibarguen,   quien   estuviera   encargado   de   la   alcaldía   de Medio   San   Juan   en   el   año   2014.   En   el   corto   tiempo   que   ofició   como   burgomaestre   incurrió   en   los   punibles   de   peculado   por   apropiación   y   falsedad ideológica   en   documento   público.   Como   si   lo   anterior   fuera   poco,   por   orden   de   un   juez   de   la   República   quedó   tras   las   rejas   Marynella   Palomeque Serna,   alcaldesa   en   ejercicio   de   Bagadó,   y   con   medida   de   aseguramiento   el   exalcalde   Geison   Marmolejo   Gracia,   quienes   deberán   responder   por   la pérdida de más de dos mil millones de pesos correspondientes al impuesto predial indígena de ese municipio. A   todo   esto   debe   sumarse   que   la   sociedad   civil   espera   el   esclarecimiento   de   lo   acontecido   con   los   Juegos   Nacionales   2015   y   la   pavimentación Porvenir-Platina   en   Quibdó,   el   desfalco   al   hospital   San   Francisco   de   Asís,   las   irregularidades   en   los   contratos   de   la   vía   Istmina-Condoto   y   el Programa   de   Alimentación   Escolar,   la   defraudación   a   la   salud   que   involucra   al   exgobernador   Efrén   Palacios,   la   adulteración   a   los   registros académicos   en   la   UTCH   y   la   entrega   de   títulos   espurios,   el   detrimento   patrimonial   en   el   contrato   de   acueducto   y   alcantarillado   de   Riosucio,   entre otras faltas a la moralidad pública. Tratando   de   extrapolar   las   cosas,   si   las   palabras   premonitorias   del   Contralor   fueran   en   alguna   medida   aplicables   al   Chocó,   si   los   electores   de   esta comarca   conocieran   de   fondo   las   inmensas   repercusiones   de   la   corrupción   en   temas   tan   sensibles   como   la   salud   y   el   medioambiente,   por mencionar   solamente   estos   dos   aspectos,   sin   lugar   a   dudas   estaríamos   ad   portas   de   una   renovación   inevitable   de   la   dirigencia   regional   y   se derrumbarían las castas políticas corresponsables, junto al Estado centralista, de nuestro insufrible atraso.