Edición No. 1253. Quibdó, febrero 14 a 20 de 2020

Curiosidades del Chocó

 

El pedazo de platino más grande del

mundo salió de Condoto para España

Francisco Moreno Mosquera

En una carta firmada en Londres el 22 de julio de 1818, relata el científico inglés Henry Heuland que cuatro años después del Grito de la Independencia de Colombia, es decir, en 1814, un esclavo negro llamado Justo encontró a orillas del río Condoto una piedra plateada brillante que llamó su atención.

Lleno de curiosidad, inicialmente creyó que ésta podría tener oro en su interior y trató por todos los medios de partirla, sin lograrlo.

Tan sólo pudo hacerle mellas.

Se trataba de una enorme pieza de platino, metal desconocido para el pobre hombre.

Al enterarse del hallazgo, el esclavista Ignacio Hurtado, se apoderó de ella y días después se la hizo llegar al militar español Pablo Morillo, conocido como “El Pacificador”, quien la envió al Rey de España.

El encargado de transportarla al viejo continente fue el naturalista Alexander von Humboldt.

Una vez en España, procedieron a pesarla y a realizarle análisis mineralógicos.

La piedra era de forma ovalada y pesaba una libra y diez onzas, la más grande pieza de platino descubierta en el mundo hasta entonces!

Pronto la noticia se diseminó por toda Europa y gran cantidad de personas viajaban a Madrid con el propósito exclusivo de admirar el tesoro.

Entre quienes acudían a apreciar la joya sacada (¿saqueada?) del Chocó se contaban periodistas, científicos, estudiantes, gentes del común y religiosos.

El rey la donó al Museo Real de Madrid en 1818.

¿Dónde está hoy?