Edición No. 1216. Quibdó, mayo 17 a 23 de 2019

Curiosidades del Chocó

La valiente chocoana que se enfrentó a los capos del narcotráfico

Francisco Moreno Mosquera

La abogada condoteña Nazly Lozano Eljure, además de representar al Chocó en el Reinado Nacional de Belleza en Cartagena en 1957, fue la primera mujer afrocolombiana en llegar al Congreso de la República.

En su carrera política ocupó importantes cargos, tales como embajadora de Colombia en Noruega y Suecia, viceministra de Justicia y Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer.

Los colombianos recuerdan con horror aquellos años cuando el narcoterrorismo ensangrentó al país con bombas, asesinatos de periodistas, políticos, policías, militares y civiles; los sicarios del tenebroso Pablo Escobar mataban gentes por montón en su afán por doblegar a Colombia e impedir su extradición a los Estados Unidos, que era lo único a lo que le tenían miedo. “Preferimos una tumba en Colombia a una cárcel en los Estados Unidos”, era su lema. Quien se atreviera a hablar del tema era sentenciado a muerte. Uno de los peores momentos de la guerra de las mafias contra el Estado llegó cuando asesinaron al Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla. Entonces el presidente Belisario Betancur nombró a Nazly Lozano Eljure como Ministra de Justicia encargada, y los chocoanos temieron -con razón- por su vida: era la mujer con el cargo más peligroso del país.

Ya como ministra, Nazly Lozano logró lo que sus antecesores no pudieron. No le tembló el pulso para firmar las primeras órdenes de extradición de los capos del narcotráfico, empezando por el famoso y temido Carlos Lehder, conocido como “El Rey de la Cocaína”. Pasada la tormenta, la doctora Lozano dijo que necesitó nervios de acero y que “yo acepté ese peligro consciente de que pronto me podía también costar la vida… pero cuando uno está comprometido con una causa creo que eso no importa mucho”.