Chocó 7 días
Edición No. 1129 Quibdó. Agosto 18 a 24 de 2017
El Chocó de Ayer
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
De la edición 3021 del periódico ABC (Julio 1 de 1935) Treinta alumnos de la Facultad Nacional de Educación llegarán el próximo 20 de julio En   la   noche   de   ayer,   Germán   Arango,   inspector   escolar   de   la   provincia   de   Atrato,   encargado   de   la   oficina   de   la   dirección   por   ausencia de   Vicente   Barrios   Ferrer,   tuvo   la   amabilidad   de   informarnos   que   el   próximo   veinte   de   julio   en   curso   llegarán   a   esta   ciudad,   en excursión,    treinta    estudiantes    de    la    Facultad    Nacional    de    Educación.    Los    excursionistas    entrarán    por    la    vía    de    El    Carmen, permanecerán unos pocos días en Quibdó y continuarán un viaje a las poblaciones de la provincia de San Juan. Crónicas sobre Acandí Por Julio Abril Pasados   treinta   días   de   nuestra   llegada   a   Acandí,   la   alcaldía   dispuso   movilizarnos   al   corregimiento   de   Sapzurro,   para   ir   a   cedular   a   los ciudadanos de ese risueño caserío. El   motovelero   ‘Constancia’,   el   mismo   de   los   sufrimientos   cuando   el   pasaje   del   Golfo   de   Urabá,   nos   internó   para   pernoctar   en   la hermosísima    y    segura    bahía    de    Pinorroa    donde    se    guarecen    las    lanchas    bananeras    que    por    alguna    eventualidad    tienen    que permanecer   más   de   dos   días   en   Acandí.   Al   frente   y   muy   cerca,   la   encantadora   e   inolvidable   vista   de   ‘Terrón   de   Azúcar’   sitio   natural   y perfecto. Las   salpicaduras   de   agua   salada   acariciaban   el   rostro   de   los   viajeros,   que   gozaban   observando   la   candidez   de   los   peces   marinos,   los cuales son fáciles de prender, con un anzuelo que tenga como carnada un pedazo de trapo viejo. Delicioso   y   sugestivo   paseo   el   que   hicimos   por   Sapzurro,   situado   en   la   anchísima   bahía   del   mismo   nombre.   Sus   moradores   atentos   y bondadosos   nos   brindaron   pasajes   gratis   para   ir   a   Puerto   Obaldía,   parando   por   el   Cabo   Tiburón.   Posiblemente   por   la   semejanza   que tiene   el   Cabo   con   la   cabeza   de   esta   terrible   fiera,   la   tradición   lo   bautizó   con   este   nombre.   Aquí   se   dan   cita   los   animales   más   variados   y más   malos   que   ponen   al   observador   en   un   explicable   estado   de   nerviosidad   y   a   rezar   hasta   lo   que   no   sabe.   No   se   emplean   dos kilómetros para llegar al río de La Miel, nuestros límites con Panamá por ese lado. Llegamos   a   Obaldía,   pueblecito   habitado   en   su   mayoría   por   colombianos   y   que   en   otro   tiempo   debió   tener   alguna   importancia,   a   juzgar por los fragmentos de acueducto y hoy muy dehabitado, sólo debe su celebridad al activo comercio de sedas. El   intercambio   comercial   que   hace   Panamá   en   este   puerto,   con   Colombia,   es   interesante   para   los   aficionados   al   peligroso   deporte   del contrabando. Las   sedas,   crespones,   camisas,   zapatos,   polvos,   perfumes,   cigarrillos,   fósforos,   etc.   son   canjeados   a   embarcaciones   colombianas   que proceden   de   Cartagena   y   lugares   constaneros   por   artículos   de   nuestra   producción.   A   este   respecto   hay   que   comentar   el   abuso   y   la intransigencia   del   resguardo   nacional   radicado   en   Acandí,   entidad   que   deja   fiscalizar   a   los   que   tienen   posibilidad   para   las   grandes introducciones   y   en   cambio   se   ceban   sobre   los   pobres   con   un   rigor   extraordinario.   En   ocasiones   por   ejemplo,   han   ido   a   Obaldía   a comprar   un   vestido   de   seda,   y   muy   temerosos   de   perder   el   corte,   le   metan   tijeras   y   los   traen   listos   para   coser,   pero   en   esta   forma escapa a la impiedad de los celosos vigilantes. Una   cajetilla   de   cigarrillos   abierta   es   decomisada.   Los   avispados   y   pudientes,   adoptan   el   sistema   de   mandar   a   Obaldía   por   tierra   con comisionados hábiles, los que regresan a altas horas de la noche, burlando en esta forma la estrecha vigilancia. Estamos   identificados   en   esta   forma   con   los   comentarios   de   Miguel   Angel   Better   y   Oliver,   excelente   corresponsal   de   este   periódico   en Acandí,   quien   con   sobrada   razón   expone   argumentos   incontrovertibles   contra   los   empleados   del   resguardo   mencionado,   porque   se emplea una política de única persecución contra el proletariado del pueblo abnegado. No   creemos   que   los   códigos   y   aduanas,   decretos   y   resoluciones   sobre   la   materia,   sean   especialmente   gravosos   contra   los   acandileros, que   de   cuando   en   vez   se   presentan   a   las   lanchas   a   vender   gallinas,   huevos,   mangos,   y   aguacates,   y   que   esos   fieles   cumplidores   de sus deberes apliquen todo el peso de Ley, para impedirles la venta de objetos que hacen en ínfima escala. De la edición 3023 del periódico ABC (Julio 4 de 1935) El problema de Juradó Las   informaciones   del   director   de   la   escuela   y   el   personero   municipal   de   Juradó,   que   hemos   publicado   en   ABC   hace   algún   tiempo,   y   las insertamos   hoy,   hechas   por   el   señor   Juan   Tejada,   revelan   la   existencia   de   una   situación   anormal   en   la   frontera   con   Panamá,   a   la   cual hay que poner remedio en tiempo oportuno. En   esas   informaciones   puede   haber   exageraciones,   y   no   podemos   entrar   a   condenar,   sin   oírlo,   al   Capitán   Raffo,   jefe   del   retén   de Juradó.   Pero   es   obvio   que   él   ha   tenido   tiempo   de   hacerse   su   defensa   y   ha   preferido   guardar   silencio,   pero   el   público   queda   con   la impresión de que lo afirmado por los querellantes es lo cierto. Comprendemos   que   si   los   nativos   hostilizan   a   los   agentes   de   la   guarnición,   y   a   su   jefe,   negándoles   la   sal   y   el   agua,   ellos   tengan   que apelar a proveerse, en su desesperación de esos elementos, haciendo la correspondiente indemnización. Pero   no   podríamos   comprender   la   prisión   arbitraria   del   personero   por   el   solo   motivo   de   haber   elevado   quejas   contra   el   jefe   del   retén,   Y si esa prisión ha tenido todas las características de barbarie de que da cuenta el señor Tejada, pasa ya de lo intolerable a lo trágico.