Edición No. 1258. Quibdó, marzo 20 a 26 de 2020

En Quibdó, lideresas y excombatientes

hablaron de autoprotección y liderazgo

Melissa Jaimes Ochoa

Sesenta lider e s a s y excomb a t i e n t e s de Farc del Chocó participaron en una jornada de intercambio de herramientas teóricas y prácticas para identificar situaciones de violencia de género y hacer frente a posibles agresiones, convocada por la Misión de Verificación de la ONU y la MAPP-OEA, con el apoyo de la Ruta Pacífica de Mujeres.

Cuando Sandra Luna, tallerista de la Ruta Pacífica de Mujeres, aterrizó en Quibdó para dictar el taller de autoprotección, le pidió a la Misión de Verificación de la ONU y a la MAPP-OEA que asistieran solamente mujeres. Como lo explica Luna, “la presencia de un solo hombre en un evento, así estén presentes cien mujeres, condiciona no solo el lenguaje que se emplea, sino también, las intervenciones de las participantes, lo que pondría en riesgo el objetivo del encuentro.”

Al evento asistieron sesenta mujeres lideresas y excombatientes de Litoral del San Juan, Medio Atrato y Quibdó, quienes hacen parte de organizaciones sociales, con una importante presencia de jóvenes.

Conocer sobre protección y autoprotección es muy importante para las mujeres, ya que, según Luna, la noción de protección de las mujeres es diferente a la de los hombres, por tal razón, este espacio fue fundamental para que las participantes reconocieran las situaciones que las hacen más vulnerables, además, para construir un plan de autoprotección individual y colectivo, a través un liderazgo que les permita desarrollar capacidades para disminuir los riesgos a que están expuestas.

Loredana Profeta, jefa de la oficina regional de Quibdó de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, reconoce que hay mujeres chocoanas que viven en un contex-to de violencia, de abusos y de riesgos.

A pesar de las acciones disponibles por el Estado para estas mujeres, es el trabajo de las li-deresas en los territorios que les brinda mayores herramientas para prevenir diferentes situa-ciones de riesgo.

Profeta agrega que “las lideresas son ejemplo en sus comunidades y pueden fomentar una transformación pedagógica con enfoque de género, en especial, sobre prácticas de protección y autoprotección que beneficien a las mujeres”.

Desde el Litoral del San Juan, Elizabeth Moreno y otra lideresa del Consejo Comunitario General del San Juan viajaron un día entero, por lancha y por carretera, para participar del en-cuentro en Quibdó. El contexto en el que se encuentran las lideresas en el sur y otras partes del Chocó está enmarcado por la presencia de actores armados, la violencia física y psicológica, el abuso sexual, además, por el alto nivel de necesidades básicas insatisfechas.

Para Moreno, el taller de autoprotección les brinda herramientas a las lideresas para que su trabajo en las comunidades sea respetado, y lo puedan realizar de forma segura.

En el Chocó, la MAPP-OEA ha venido realizando un proceso de fortalecimiento de habilidades y capacidades de liderazgo para mujeres y sus organizaciones en el Chocó, es-pecialmente en la subregión del San Juan y Quibdó, donde se han implementado estrategias y campañas pedagógicas sobre los derechos, rutas de atención y mecanismos de auto cuidado y autoprotección.

Esta organización, que se sumó a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en Quibdó, promovida por la Misión de Verificación de la ONU, realizó una invitación a las participantes al encuentro a replicar lo aprendido. Una de éstas es Yorladiz Jiménez, integrante del partido FARC en Quibdó, quien afirma que la mejor forma de trasformar la cultura es con la construcción de liderazgos colectivos de mujeres, que estén unidas y empoderadas, conozcan sobre protección y autoprotección y repliquen todas las medidas aprendidas en sus organizaciones y comunidades.

El encuentro cerró al final del día con una exposición de las participantes sobre el plan colectivo de autoprotección y palabras de agradecimiento y motivación.