Edición No. 1253. Quibdó, febrero 14 a 20 de 2020

Bahía El Aguacate, otro paraíso en el Chocó

Giovanni Agudelo Mancera

En esta c o l u m n a h a c e m o s p e r i ó d i c a mente una reseña de lo que llamamos los paraísos escondidos del Chocó.

Tuvimos la oportunidad de conocer La Reserva Natural El Aguacate, ubicada al sur de Capurganá.

Se puede llegar allí por vía aérea, desde Medellín o Cartagena, o por vía marítima, desde el municipio de Turbo, Antioquia.

Geográficamente se podría definir esta reserva como Región Chocó-Darién-Caribe, municipio de Acandí, corregimiento de Capurganá.

Bahía El Aguacate es sin lugar a dudas un paraíso, dueño de una gran riqueza natural en cuanto a flora y fauna, y en el recorrido podemos encontrar, entre otras especies animales, titís, monos aulladores, ranas venenosas, lagartos, tucanes, toritos del Chocó, colibríes y águilas.

En lo que se refiere a la flora existe gran variedad de bromelias, cedros, ceibas y orquídeas.

La temperatura promedio es de 28°C, presentándose una pequeña disminución en los meses de enero a abril, debido a vientos fuertes y gran oleaje.

Esta reserva es una franja de terreno de tan solo cinco hectáreas, desde la orilla del mar hasta la montaña.

El paseo a la Bahía El Aguacate se puede hacer de tres formas.

Iniciar desde Capurganá, caminando por la costa una hora aproximadamente. En el recorrido se pasa por exóticos acantilados y se puede bucear en arrecifes coralinos cerca a la playa.

También se puede llegar tomando una lancha en el puerto principal de Capurganá, y la otra, adentrándose en una excursión por la selva.

Una de las razones para que Bahía El Aguacate sea tan hermosa es la tonalidad de sus aguas, que oscila desde un azul claro hasta un hermoso verde.

Sus playas son tranquilas, perfectas para descansar.

Estos sitios paradisiacos escondidos en el Chocó parecen detenidos en el tiempo y claman para que el depredador, también apodado hombre, no se quede a vivir allí y lleve ese falso desarrollo, disfrazado de infraestructura, para arrasar con todo lo que encuentre a su paso.

Desde acá hacemos un llamado a la Gobernación del Chocó y a Parques Naturales para que restrinjan la proliferación de hoteles y de excursiones sin control que puedan afectar la conservación natural de esas maravillas.

En nuestros viajes ya hemos corroborado cómo agencias de turismo llevan viajeros sin los permisos y protocolos de seguridad mínimos, exponiendo a los visitantes a lamentables accidentes o atentando contra la naturaleza.

Bahía El Aguacate, otro de esos paraísos escondidos en nuestro hermoso departamento del Chocó.